Nuestro Primer Encuentro de Familias Educadoras Charlotte Mason



Día uno

Y así es como decidimos celebrar un año, disponiendo un espacio de encuentro con ustedes. Un encuentro que nos permitiera conocernos por algo que nos identifica a todas y son esos retos diarios en los que como mamás nos enfrentamos en nuestro día a día.

Ser mamá es de por sí un desafió, desafía nuestro amado yo, nuestra comodidad, nuestros aparentes sueños, nuestras expectativas de familia perfecta y una larga lista si es que somos lo suficientemente detallistas con esto, más allá de cualquier circunstancia, el amor de Cristo es la unión perfecta y nos da identidad con su cuerpo.

Es gracias a El que nuestro primer reto es conceptualizar nuestras vidas a la luz de la realidad Divina, una realidad que nos permite situarnos en el plano verdadero. Ser mujer no tiene que ver con nuestras opiniones, nuestros sentimientos y nuestras auto percepciones, ser mujer es parte de un diseño perfecto en el que no intervenimos, pero en el que encontramos nuestro perfecto orden y lugar, y que por consecuencia nos producirá un verdadero deleite y plenitud.

El desafío real comienza en nuestro rol como mujeres, fuimos llamadas primeramente a ser ayudas idóneas del varón, Génesis 2:18 <<Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.>> y 1 Corintios 11:8-9 dice: <<Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón.>> De manera que nuestro primer reto como mujeres es adaptar nuestra vida a esa realidad, y esa realidad nos llevará inmediatamente a descubrir un gran tamaño de responsabilidad pero también un gran y poderoso Dios que nos capacita para hacerlo, Filipenses 2:13 dice: <<porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad>>.

Llegar a entender esto en definitiva nos llevará a asumir primeramente nuestro matrimonio como una misión y nuestra maternidad como un acto sagrado. Es en este punto que no considero coincidencia que Dios esta levantando a los padres de familia para responder al alto ministerio al que fuimos llamados, de levantar una generación para su Gloria, Deuteronomio 4:9 dice: <<Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos, y a los hijos de tus hijos>> No necesitamos ser testigos oculares de lo que ocurrió en Egipto, pero si somos testigos del poder de Dios al traernos de muerte espiritual a vida, de abandonar el desierto en el que deambulábamos perdidos.

Entendemos que asumir todo esto cuando estábamos tan acostumbradas a lo contrario, es decir, al egoísmo e inclinadas a ver las cosas a través de la cultura secular, trae desafíos importantes y fue nuestro propósito que a través de esta dinámica compartiéramos algo más que nos identificará en nuestro rol como madres que educamos en el hogar, y no bajo las directrices de cualquier teoría educativa, sino con el desafío que implica volver a ver la educación desde su aspecto orgánico, ese que se deriva de las mismas leyes naturales.

Me atrevo a decir que la mayoría de los retos que enfrentamos relacionados a nuestro rol de educadoras, son por una escolarización mental que nos lleva a ver la educación como un proceso aislado de la vida cotidiana, aunque los desafíos se diversifiquen cierto es que todo requiere una especial sensibilidad para notar más allá de los aspectos técnicos; muchos creen que Charlotte Mason es una metodología más, me atrevo a aseverar que es en realidad, un concentrado de principios naturales, que no caducan, que no dependen de las circunstancias y que seguirán vigentes puesto que su base y fundamentación es la naturaleza misma.

“Los métodos cambian según las circunstancias, pero los principios perduran a través de todos los cambios existentes”

Harold Barnes

El reto más grande es aprender a ver todo con ojos frescos que se admiran y asombran por el toque perfecto de nuestro creador, por su infinita sabiduría... dejar de inundarnos de medios artificiales y recuperar la excelencia y belleza natural de las cosas.

Algo de lo que por cuestión de tiempo no pudimos profundizar fue sobre la sana práctica educativa, sin embargo, esta es deducible de alguna manera al conocer lo principios que la sustentan, afortunadamente hemos podido profundizar en ello en algunas entrevistas y artículos de este blog, pero con favor de Dios en otra oportunidad se abordará con mayor precisión.


Un tiempo para nuestros hijos

El encuentro nos dio la oportunidad de conocer a los estudiantes, unos más pequeños y otros con un trayecto de vida más recorrido, pero todos ellos, en definitiva almas por las cuales rendiremos cuentas de su formación y por las que cada esfuerzo vale la pena.

Aunque el tiempo apremiaba, nuestros hijos salieron con un panorama más amplio de personitas que están compartiendo aspectos de su vida y educación a pesar de las fronteras que nos separan, encontramos potenciales amigos, compañeros y colaboradores. Un cuento algo tropezado gracias a las fallas técnicas con Dave Puppeteer, un cuento para sensibilizar sobre los rasgos que les hacen diferentes y a la vez únicos, conocimos algo de sus distintos países que nos ampliaron la visión y nos hicieron salir un momento de nuestro espacio conocido. Con suerte este primer acercamiento estreche vínculos y relaciones a la distancia.


Por ello ampliamos los beneficios de este encuentro a través de un grupo privado para nuestra comunidad estudiantil, ¡tu también puedes unirte a ella!.


Nuestro último Día

Este último día tuvo su foco central en la dinámica familiar; la familia constituye la unidad social y es el tejido que articula a los integrantes de la familia, se relaciona directamente con aspectos como la comunicación, la interacción y la socialización.

Algo importante de resaltar es que en esta dinámica se dan los procesos de enculturación, socialización, humanización, subjetivación e identificación que contribuyen a la formación de la cosmovisión que cada sujeto construye de su vida, de sí mismo y de la sociedad. Es un hecho, por tanto, que el ambiente del hogar es un instrumento educativo de gran alcance, reconocido en esta pedagogía en el principio 5:

<<Por lo tanto, nos vemos limitados a tres instrumentos educativos: la atmósfera del entorno, la disciplina del hábito y la presentación de ideas vivientes.

El lema de la P.N.E.U es

La educación es atmósfera, disciplina y vida”>>


Y continuo citando el volúmen 1 que expresa este valor educativo del hogar, es decir, del ambiente del entorno que envuelve al niño:

<<El método es natural, fácil, flexible, discreto simple como lo es la naturaleza misma; sin embargo es vigilante, cuidadoso, influye en todo, y afecta todas las cosas. El método cuando tiene como fin la educación , toma para su servicio los asuntos más improbables para ese fin; y lo hace de una manera tan natural como lo hace el sol cuando solo al brillar hace que soplen los vientos y fluyan las aguas. La madre y el padre que pueden y están dispuestos- en otra palabras, la fuerza exacta del método- a educar a sus hijos, usarán todas las circunstancias de la vida del niño casi sin que se lo proponga; así de fácil y espontáneo es un método educativo basado en la ley de la naturaleza. Ya sea cuando el niño coma o beba; venga, vaya o juegue todo el tiempo, se está educando, aunque es igual de inconsciente de ello como lo es de respirar.>>

Charlotte Mason

Y bueno, si hablamos de ambiente o dinámica familia podemos percibir algunos elementos como los roles, la autoridad, las normas, los limites, las relaciones afectivas, la comunicación y el uso del tiempo libre que bien pueden definirse en función de estas tres variables: cohesión, comunicación familiar y afectividad.

La cohesión hace referencia a la fuerza de los lazos que unen a los miembros de una familia y se traducen en conductas, el grado de cohesión está relacionado con la diferenciación de cada uno de sus miembros. En este punto existe un sano equilibrio que permite a cada individuo formar parte del vinculo familiar sin ser amenazado en su individuación y diferenciación; un principio regulador para evitar esto son los famosos “límites”. Charlotte Mason lo menciona de esta forma en el principio 4 de su filosofía educativa:

<<Dichos principios se ven limitados por el debido respeto a la personalidad de los niños, la cual no se debe invadir ya sea por el uso directo del miedo o del amor, las insinuaciones o la influencia, o por la manipulación indebida de algún deseo natural.>>

La comunicación como una parte esencial del ser humano, permite construir con el otro un entendimiento sobre algo, este proceso va más allá de las palabras, comprende también lo que comunicamos con el cuerpo: posturas, gestos faciales, silencios, todos ellos transmiten un mensaje. Si la comunicación juega un papel importante dentro de esta dinámica, nos conviene ser consientes del uso de nuestras palabras, del uso corporal y desde luego de los mensajes que transmitimos todo el tiempo y que son tan capaces de comunicar ideas como las mismas palabras.


Por último y no menos importante la afectividad como una de las interacciones más importantes en la vida del ser humano; el sentirse amado, respetado y reconocido potencia la satisfacción personal y el desarrollo humano marcará el accionar del individuo, primero, con la persona misma y luego en la relación con los demás. El afecto también puede ser visto como una forma de relación que se construye desde lo cotidiano, en el marco de las creencias, valores y costumbres que además, tributan al desarrollo humano y social del sujeto.


Al finalizar una de las dinámicas, llegamos a la conclusión de lo importante que es el ambiente del hogar para crear escenarios enriquecidos para la formación de nuestros hijos, sin caer en afán y sin compararnos con los procesos que viven otras familias; es posible formar una dinámica familiar propia sustentada en principios bíblicos, y en este caso, educativos que regulen el código de nuestro hogar permitiéndonos formar una cosmovisión en nuestros hijos que trascienda los contenidos y horas escolares a su eternidad.


<<No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.>>

Gálatas 6:9

53 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Suscríbete y recibe noticias

© Educación Viva

  • Facebook
  • YouTube